miércoles, 4 de marzo de 2009

ESTRENO MUNDIAL: MENDIGANDO AMOR

Queriditos todos:

La agenda cultural de Terapia de Grupo –TDG- les informa; en este miércoles, día de chubasquero y nubes modorras, día del espectador... ¿podría existir algo más alentador que la cultura? Sí claro, vaya preguntita: 'los 100 millones del Euromillón del viernes…' me dirán ustedes si son ‘una mijita’ materialistas; pero hasta que nos enriquezcamos gracias a un golpe del destino centrémonos en cocer y enriquecer nuestras vidas con algo que no puede comprar el dinero.

Empieza la sesión, así que vayan dándose prisa y ocupando sus asientos. El que me conozca dirá ‘¿Tendrá rostro largo-caradura?, ¿puede existir una terapeuta ocasional impuntual que se las vaya dando por la vida de puntual?’. Sí, puede existir, de hecho habita entre ustedes aunque no la vean por las calles. Todavía tengo la suficiente astucia como para esconderme bien, hacer chas y aparecer a su lado. ¿Por qué se creen que la foto de perfil es de cuando tenía 3 años? Eso: para que no me tiren tomatazos por las calles los niños malos; hay niños que son malos malos. Pero ustedes son buenos, amables y majetes, así que espero que no me tiren tomates… ni ningún tipo de hortaliza de temporada, y sobre todo que me lean con la mayor atención.

Sabemos que les va la marcha, y eso es así porque me lo han demostrado en muchas ocasiones. Pues en esta seguiremos hablando del Amor. Quizás nos hemos aventurado al escribir la palabra con mayúscula. Este extremo podría implicar reacciones de lo más diversas entre ustedes, entre vosotros mis niños perdidos: pongamos ejemplos representativos. Por ejemplo. ‘Ah, el amor’, dirá suspirando el lector enamorado; ‘¿El amor?’, se preguntarán recelosos quienes puedan considerarse más pragmáticos; ‘¿Pero (el ‘joder, otra vez!’ es optativo y de mala educación… no lo utilicen salvo casos de emergencia) otra vez el amor?’, esto lo dirían los más refunfuñones, a callar hombre, les digo a éstos.
Ya saben, es lo que hay, suscríbanse si quieren a la Gaceta de los Negocios para saber de qué modo va a explotar el Planeta con la Crisis. Aquí hoy se habla de Amor y punto en boca. Miren que habíamos empezado estupendamente…

Un día, partiendo uvas con la raíz del Amor, Belén tuvo una maravillosa idea.
A partir de ese momento, comenzó el proceso creativo de una obra de teatro -tan intenso y complicado en ocasiones- que ha durado hasta hace relativamente poco. Ella nunca ha cejado en su empeño -tampoco ninguno de los miembros de ese maravilloso equipo- ni perdió la esperanza de sacar esta función adelante. En ocasiones contra viento, marea, tempestades, truenos, hecatombes…
Bueno, y cómo es Belén de ideal, qué rizos tan monísimos tiene…y Majo es un amor; qué decir también sin caer en el peloteo de Roel, del siempre risueño Quique, de la 'chicaparatodo' todoterreno María: tendrían que conocerlos. Pues conózcanlos…

La idea de hablar del amor era bella y también se tradujo en complicada porque el amor sí que es complicado. ¿No va a serlo mucho más escribir sobre él? ¿No lo es aún más si se intenta hacerlo desde una perspectiva distinta -que no sonara a tópica ni típica- que en definitiva no nos dejara a las mujeres como lo que somos a veces: unas tontas capaces de hacer cualquier cosa por conseguir amor de un hombre?

El amor tiene tantas definiciones como suspiros dan los enamorados cuando quieren de verdad. Hay tantos tipos de amor como de enamorados, de enamoramientos. ¿Entonces, quién sabe realmente qué es el amor?. Nadie lo sabe, quién sabe qué pasa, sólo a veces nos enamoramos y eso nos basta muchas veces para enarbolar una bandera sin dueño, ya que el amor es de todos: pero también puede ser de nadie si nos empeñamos en que nos quieran como queremos que nos quieran. Y eso no, no se puede obligar a nadie a hacerle eso a nadie: ni eso ni la Declaración de la Renta, háganme el favor…

Mendigando amor.
¿Puede mendigarse el amor como se mendiga el dinero?. ¿Podríamos necesitarlo tanto, hasta el punto de pedirlo como una limosna?. ¿Podemos solicitar amor, debemos requerirlo: llamar de puerta en puerta, rebajándonos y suplicando por él? Puede que nos suceda a todos, y que nadie se escape del menosprecio y la altivez del que se sabe querido, ni siquiera ellos: los hombres que nos vuelven locas a las mujeres.
Pero, nos centraremos en ellas: aquellas mujeres que mendigan amores, a las que les hacen daño a veces. En realidad, bastantes (bastantes mujeres y muchas veces) En ciertas ocasiones, y no sin lágrimas de por medio, al ruego por un amor correspondido le persiguen dosis de humillación y desatino, aunque al final de todas las historias pueda desprenderse una sonrisa que nos sirva de aliento.

¿Merece la pena instar a alguien a querernos, caer en la sumisión del amor?
¿Cuál es el resultado de pedir la caridad, cuando lo que queremos es que nos quieran?
Mendigando amor no se ha escrito sólo para ellas, las que demandan una pizca de atención y pretenden conseguir aisladas migajas de cariño - o simplemente una llamada perdida. Busca llegar a todos con la finalidad de entendernos, sobre todo de reírnos, para conocernos y finalmente aceptarnos. Quizá en este último punto resida la victoria, si alguna debiera obtenerse, de batallar por el amor.

Hay dos cosas que no se pueden ocultar:
que se está enamorado, y que se está borracho.
Antífanes

Mendigando amor está a punto de estrenarse, y todos ustedes, si viven en Madrid y se encuentran en la ciudad los días 12, 13 y 14 de marzo, tienen la oportunidad y el deber de verla. Ya saben que desde esta terapia recomendamos fervientemente el uso del amor, siempre en altas dosis; lo que vendría conociéndose como 'a cascoporro', así que no vayan a defraudarme y se me van todos al teatro: El teatro es cultura, la cultura es vida, y en eso se parece ('clíqueen' mentes despiertas) al AMOR.

9 comentarios:

Jesús dijo...

Aunque yo no puedo ir a verla hasta que hagais la gira nacional (mucho ánimo para que todo salga bien y lo consigais), ya se la he recomendado a mis amigas allí, y de momento ya habrá un par de butacas ocupadas.

Silvia dijo...

A veces no vale que necesitemos amor, porque puede amarnos alguien a quién nosotros no amamos, lo que es difícil es te ame quien amas. Y LO QUE ES IMPERDONABLE ES QUE ALGUIEN TE INCITE A QUE LE AMES, QUE TERMINES POR AMARLE Y CUANDO ESTÁS ENAMORADA DE ÉL, TE PEGA UNA PATADA Y TE DICE QUE NO TE AMA!!! :S

No podré ver la obra de teatro porq no vivo en Madrid, pero si alguna vez la hacen aquí iré :)

Bss wapa!!

Anónimo dijo...

Me encantaría ir...de hecho, voy a intentarlo! Seguro que esta genial.

Me encanta su blog dijo...

Y una gran garantia, no solo una seleccion de Hugh clientes nos han dicho que han recibido-espanol hizo replica.

Es sin duda gracias por su eleccion. Siempre estan listos para un muy importante.

piluna dijo...

Muchas gracias por tus palabras. Un beso.

González dijo...

Chic@s!
Gracias por los ánimos!
Jesús, dos butacas reservadas, qué bieeeeen! Por Madrid todo va bien, es una pena que estés en Cadiz (sobre todo por las ganas que tienen nuestros pies de playa) Esta terapia es de esencia bastante acuática ..

Silvi! tienes razón, un imbécil que te incita a quererle y después te da una patada sólo merece tu indiferencia. El silencio es casi siempre la respuesta que nos cuesta más dar.. pero es también la que más duele recibir. Así que enmudece ante ese idiota: solo se merece tu silencio, ni UNA lágrima (y que se coma las uñas..)

Anónimo, gracias por tu visita, y gracias por intentar ir..

Me encanta su blog!Creo yo que a mí me suena su cara. Acérquese si puede al teatro!

Piluna! Gracias también a tí por venir a vernos. Ójala que te quedes por aquí y regreses si te encuentras 'agustito'.

Un beso para tod@s!

Muaaaaaka!

Falete dijo...

bueno bueno buenoooo invitando a tokiski la niñaaaa!! faisez attention... van a quedar 0 butacas, y yo fila cero no eh? avisa para cuándo hay sitio, bsss

Jesús dijo...

¿Qué tal fué el estreno?

Jesús dijo...

Ah, y la playa está de maravilla. No te puedes imaginar las vistas estos días, con muy poquitas personas andando por la orilla...

Pero vamos, que si quieres agua para esta terapia, hago que te lleven una botellita con agua de la playa de Cádiz, jeje