miércoles, 14 de octubre de 2009

Dónde quiera que estés, te espero Paco

N. de la T. Continuaremos donde dejamos la ‘trustory’ y finalizamos la entrega. Ya está bien. Después les entra el morbillo facilón y tenemos que seguir contando batallitas de borrachuzos que tampoco benefician a nadie en concreto.

Recuerden que cambiamos de bar pero mantuvimos nuestras expectativas. Al menos servidora se sentía como la reina de la noche, sin intenciones de querer ocupar ningún primer plano reservado a ese menester. Seguimos la conversación con estas dos personas que salieron de la pista, el Paco y el Davi, en el segundo garito. Nos acompañó parte de la pandillita basura farandulera y uno de ellos, que estaba ahí especialmente con la caña echada a ver si le caía algo y eso que se llevaba pal cuerpo, se unió a la charla a cuatro bandas.

La indescriptible conversación que mantuvimos aquel grupo fue de lo más inverosímil, valga la redundancia de la frase en sí misma. Hablamos de los Homo Sapiens; de la Crisis Mundial; del calentamiento del planeta; de los países exportadores de Petróleo; de las fronteras de la Unión Europea; de que la unión hace la fuerza y de los índices del paro, entre otras cosas. No sé, algo como muy poco de bar y de hablar a grito pelao a aquellas horas de la madrugada que eran las 4, que el cuerpo en vez de palabras lo que te pedía era otra cosa. Qué se yo. Salsa. Un movimiento sexy. Otra copa. Otro rollo.

Y hablando y hablando y hablando, pensé ‘qué pesadas son estas personas, cómo hablan todo el rato’, y le echaba una miradita al Paco, mira, cómo habla y habla y habla, y el Paco me devolvía la miradilla. Leve aproximación, ‘uy! perdona que me resbalo’ esas técnicas que todos nos sabemos cuando queremos arrimar la cebolleta. Parecía que surtían su efecto. El efecto, si no nos sale defectuoso por defecto.

Amiguita en un momento dado, y sin previo aviso, se las pira con Pescador cañita brava. Claro, ahí es cuando ya flipé un poco. El Davi le susurra algo al oído al Paco y el Paco me mira. Yo me hago un poco la tonta mirando así al techo silbando, hasta que pienso mentalmente sin verbalizar nada, ‘¿vais a estar mucho tiempo con los secretitos en la oreja son cosas de viejas?’ Entonces, como si mi reflexión interna hubiera traspasado mi mente, el Davi me da dos besos y se despide y el Paco le dice adiós colega, au revoire que dijo Voltaire, que este chico recordemos que era del mismo Paris.
Buena jugada, estos niños es que se las saben todas.

Y cuando parecía que el terreno estaba recién regado y abonado para la siembra de la semillita, reaparece Amiguita con Pescador cañita brava y entonces ya digo ‘pero qué broma es esta: aquí ya se va todo el mundo a su casa y cada una con quien quiera, coño’. No lo dije, claro, pero puse cara de pensarlo. Le hago un guiño a Amiguita, como diciendo ‘bueno, ¿qué?: ¿Pescas o enriqueces?’ y ella que me intuye mucho y muy rápido, dijo enseguida ‘vámonos todo el mundo que ya es hora’. De hecho, ya eran horas: las 5 y pico de la mañana. Madremíademivida, que hoy no pensaba salir ni a la puerta de mi casa.

En la puerta del garito nos costaba arrancar. Amiguita se pilla un taxi y el Paco me suelta un rollo de cagarse, tipo ‘no voy a tener más remedio que irme contigo porque le he dado las llaves al Davi, que tiene un despertar muy malo el parisino tolerante, que paso de llamarlo y que… ¿qué te parece?’. Ahí ya puse cara de ‘¿pero qué me estás contando Paco?’ con la salvedad de que esta vez sí pronuncié la pregunta en alto y después de hacerlo me quedé con cara de ‘ah, ¿he sido yo?’.

Miré al Paco y el Paco me miró. Tras su flequillo, que entonces no era una frondosa barrera entre ambos, me encontré con sus chispeantes ojos coloreaditos de rojo por las copichuelas. Entonces, el tiempo se detuvo y como en una película de Meg Ryan, empezó a soplar una brisa suave y mi pelo ondeaba un poco y comenzó a sonar una música preciosa. Eran como violines o eso me pareció escuchar a lo lejos. Dije de repente, suspirando, sin poderme contener, ‘qué bonito es conocerse’. Y el Paco añadió, ‘dame tu teléfono que te doy un toque un día’. Pensé yo, ‘cómo mola’.

Pero claro, en la vida real, de poco te sirven las frases bonitas y las buenas intenciones, mucho menos una brisa que ondea tu pelo levemente. Le mandé al Paco un mensaje el sábado después de aquel idílico jueves. Un ‘sms’ que no me comprometía a nada. Una señal por mi parte de que me encantó conocerlo y que me pareció un buen tipo. Sin más. Nada de te quiero te adoro te compro un loro cásate conmigo serás el padre de mis cinco churumbeles. ¿A ustedes les ha contestado? porque a servidora no.

Muy fuerte. El Paco, con la pintilla de moderno que tenía, con su amigo tan tolerante del mismito Paris, con su flequillo y su encanto. No me pegaba nada que fuera así. A mi no se me hace esto. Miren, conmigo no se está de cháchara toda una noche pelando la pava como el que no tiene mejores cosas que hacer, ‘nada, mira es que pasaba por aquí y estaba planeando jugar con tus sentimientos’. No hijo no. A mi no.

Todavía sigo dándome sin querer algún cabezazo en vez en cuando, cuando mis noches se tiñen de blanco y no tengo al Paco para que me hable de las subvenciones que recortará el Gobierno en esta legislatura. No sé si es un consuelo, o un alivio para mi espíritu aventurero. Puede que hasta me haya librado de un plasta. Más concretamente porque éste no me ha hecho ni caso, ya tiene bemoles.

Ay, Paco, vuelve. Regresa a mi. Pero vuelve mudito. Vuelve envuelto en silencio. Despójate de cualquier sujeto, adverbio, o pronombre. Yo te compensaré por los espacios en blanco y me encargaré de rellenarte los huequitos de tu mutismo. Los cubriré despacito con las caricias que te harán mis pestañas.
Donde quiera que estés, vente conmigo Paco: no te pongas tonto.
Ya verás como no hará falta que hablemos.
No vamos a necesitar ni una sola palabra. Palabrita...

The End.

14 comentarios:

...antidoto esencial dijo...

Tan ansiosa estaba esperando la segunda entrega, que mira tu lo rápida que he sido leyéndote, y contestando.
Mecagüen el Paco y en su flequillo.
En fin.

(Pero a ver si mis entendederas se han oxidado con la edad. ¿Qué significa esta frase?:

"Ahí ya puse cara de ‘¿pero qué me estás contando Paco?’ con la salvedad de que esta vez sí pronuncié la pregunta en alto y después de hacerlo me quedé con cara de ‘ah, ¿he sido yo?’."

Porque si es lo que intuyo, vaya con el del flequillo...)

González dijo...

Antídoto! es que el Paco me soltó una excusa de las grandes para venirse conmigo... y después de hacerme la estrecha y decirle que qué se creía, me sale el niño orgulloso..
Luego, aparte creo que es un poco rencorosa esta persona, porque mira que no contestarme aunmensajedemierda...

bah

...antidoto esencial dijo...

Hummm... Lo que imaginaba. A la que se le puso tieso el flequillo, y tu te negaste a peinárselo, el tío antipático se pone en plan sitehevistonomeacuerdo, y no es capaz de responder a un mísero (perdón) sms.

Lo que yo digo, que sesos no tienen, en la sesera. Otra cosa, si, y todos la misma.
Rancio, Paco, que eres un rancio.

Silvia dijo...

jajajajajaja El paquito lo que quería era un rollito de una noche y lo mismo cuando le enviaste el sms no sabía ni quien eras. Así son los hombres... que por muy buen flequillo y por bien que le queden las gafas de pasta al final terminan siendo unos mamarrachos...

Bss

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, sobre el Paco, no creo que se merezca más comentarios de los que se han dicho, pero mujeres, no nos metais a todos en el mismo saco, que digo yo que alguno se salvará...(si es el menda, mejor aún)
¿O es que me equivoqué de día de terapia y hoy tocaba una de sólo mujeres?

Un saludo

Fdo, un fan anónimo que aunque ponga anónimo parece que González adivina..

González dijo...

Madremíacómosemerevolucionan..
Antídoto, lo que tu dices sabiamente.. rancio más que rancio, cuando no le bailas el agua se mosquea... papanatas..

Silvia! Ay, tú crees que no sabría ni quién era? pues vaya tío, menos mal que solo habían pasdo dos días.. llego a esperar una semana.. dí que si, mamarracho..

Ay, Anónimo, no queremos ofender a los hombres, nuestras cavilaciones se dirigen a Paco en particular. No es nuestra intención la de meterles a todos en un mismo saco, eso no.. sí sí, me huelo quién eres fan anónimo..jajaja

Besos para todos!

Nootka dijo...

I wanna be loved by you
y pasa de paco!!!

Nootka dijo...

tía, que era resabio y un sabiondo, y seguro que el flequillo era falso.

González dijo...

Nootkita, verdáverdá... resabío resabío era... ese de chico tuvo que ser como el repelente niño vicente, algo así como: 'Paco el resabío del flequillo..no?' jijiji

nomesploraria dijo...

Nunca me han arrimado la cebolleta.
Jamás mi flequillo ha sido una barrera.
Jamás he tenido flequillo.
Paco nunca me ha mandado un sms
Nadie me ha pedido que sea la madre de sus cinco churumbeles.
Qué vida perra. Qué raro es todo.

A Coque no le va a gustar.


Palabra de verif.: circunciso

González dijo...

Només! no puedo creer que nadie te haya arrimao nunca la cebolleta.. eso es que eres muy humilde y no lo reconoces! y tú tranquilo, a mi Paco no me mandó nunca ningún mensaje...

;)

Anónimo dijo...

Esto es verdad?? estoy ojiplática con la doble vida de mi hermana y su novio Paco.. Ya le puedes ir diciendo al cuñao si contestase, que se pase por casa y nos cambie la bombilla fundida y el tendedero que se nos ha descolgado, y si no, siempre puede ser un buen reclamo para futuros mensajes.. "Busco chapuzas que me arregle la bombilla.." Tu hermanita.

González dijo...

Quévaquevá, hermana es un poco inventado pero basado en hechos relaes (maomenos). Ay hermanita! respecto a que nuestra casa es una ruina, se te han olvidao los halógenos de la cocina que también se han fundido y la lavadora que no lava, aunque creo que sería mejor llamar a un técnico 'eletricita' y a un técnico de lavadora, que ya sabes que me dan mucho juego estas visitas para el blog...
guapaaa!!!

Anónimo dijo...

un dia estaba besando a analia zumarraga y entra su marido y nos descubre a las dos, ahora sabe que somos lesbianas. mariana